LA NOTA MEDIA


Hola cielo, ¿ sigues tan cansado? Bueno  pues no veas la que se está liando aquí con los estudios  y los dichosos exámenes. ¿ Te acuerdas de tu COU? Pues eso, hijo, que a ti ya te pasó, pero a mí me está tocando uno y aún me falta el otro. Y la verdad es que una ya está mayor para estas cosas. Todo el mundo histérico por la media... la dichosa media que va a marcar posiblemente la vida de muchos chicos y chicas y que depende muchas veces de la buena o la mala suerte de una temporada, de un profesor hueso, de un chico que cae mal o de cómo no, las pocas ganas que soléis tener en estas edades de hincar el codo y ser conscientes de que os podeis jugar el futuro. ¿ Pero quien se ocupa del futuro con 16 y 17 años, cuando lo único que importa son los ojos de la persona de la que estás enganchado? ¿O ayudar al amigo que está hecho polvo, o preocuparte de que desaparezca de una vez esa dichosa timidez que te aisla de los demás? ¿ Como motivaros para que “ disfruteis” estudiando Historia , que la odiais y además vas a ser informático porque es lo que te gusta, o matemáticas, cuando lo que has deseado toda tu vida es defender a alguien en un tribunal?... Ya sé que es todo muy absurdo, y que aún recuerdas con pena a aquel amigo que estaba obsesionado con medicina, y acabó  por medio desgraciado punto, haciendo ingeniería industrial . Sabes perfectamente lo que pienso, así que te imaginarás como estoy esta temporada con los de casa y con los de la consulta... pues eso, a veces, muy indignada. Me parece que nadie es realmente consciente del daño que puede hacer una nota, un punto arriba o abajo... les falta hijo, a mucha gente , menos sabiduría y más sentido común, más volver la vista atrás y recordar su adolescencia... que te juro que a veces estoy convencida de que hay gente que ya nació adulta....Que sí hijo, que en serio que os entiendo, mucho más de lo que tu te crees. Que sé que vivís un momento en el que el estudio no es lo más importante del mundo, de vuestra vida, como pretendemos padres y profesores...Que hay un tiempo para cada cosa, y los estudios son importantes, por supuesto, pero no a este ritmo, no con esta presión. Yo recuerdo lo poco que me gustaba estudiar cuando era como tú( eh, aunque lo hacía , rabiada, pero lo hacía,  lo sabes)  y fíjate... ahora que nadie me lo impone nunca he estudiado tanto ... porque quiero , y me apetece... y eso que no tengo tiempo... es ahora a mis....y tantos...( que no te los digo que eres un loro y lo cantas todo) pues daría algo por estudiar historia en serio, y geografía y tantas cosas... pero es como si todo llegara con un cierto destiempo... es ahora cuando quiero aprender, cuando quiero empaparme de todo lo que me queda por saber.... y tu hijo, tienes esa posibilidad ...pero no la vas a aprovechar, porque es ley de vida... porque igual que me pasó a mí, tu también creerás ahora que  tus amigos lo serán para siempre, que nunca más volverás a enamorarte como aquella vez o que todavía puedes cambiar el mundo... que evidentemente no te gusta... Lo creerás porque es lo que debes hacer, lo mismo que debes rebelarte ante todo lo que ves injusto  ( y sí, hay mucho, empezando por el sistema de estudios, ya lo sé)  y escucha... yo sé que sí puedes cambiar el mundo, pero no como tu te imaginas, no así... el mundo se cambia desde dentro, empezando por ti mismo, luchando callado, sin armar escándalos pero haciendo que tu y tu mundo sean como tu quieres que sean... eso sí lo puedes hacer y se que lo harás porque yo a tu edad, hijo, también lo hice...Así que empieza por demostrarte a ti mismo, ( y de paso a nosotros) que ha merecido la pena tenerte tan lejos, viviendo esa experiencia como lo estás haciendo y sobretodo haciendo que tu vieja madre oiga algo que estaba deseando oir desde que tenías cinco años  (que yo creo que fue la última vez)...lo de “te quiero”...eso, hijo, compensa todos estos años de adolescencia y te juro que me hace estar más preparada y esperanzada con esto que me queda en casa.... bueno, te dejo que tengo que vigilar a tus hermanos... tengo tilas, valerianas, etc, etc, para las noches de histeria, la selectividad y las ojeras... tengo de todo, y sobretodo el convencimiento de que esto, estos agobios, nunca, nunca, deben quitaros lo más importante... la alegría de vivir estos años... ya sabes, tu aprovecha y sé bueno. Besos.
PD: ya está ahí la ley de calidad de la enseñanza, como todo tiene cosas buenas y malas. No opinaré hasta que no la estudie a fondo... Otra enseñanza hijin....no opines, sin saber.

Volver