INSOME


Dormir tal vez soñar… siempre hemos oído que el que tiene la conciencia tranquila duerme toda la noche… ya ven, quizás sea de los pocos dichos populares con los que no estoy de acuerdo… los insomnes, y hay muchos, no sólo se retuercen el alma de remordimientos… las noches son también para vivirlas… sobretodo para aquellos que no tienen tiempo , oportunidad para hacerlo en otro momento. Me refiero a todas esas mujeres que me hablan, y me dicen que por las noches vuelven a ser ellas mismas… es en esos momentos, de soledad, con la casa en silencio, las respiraciones tranquilas , profundas y pausadas de aquellos que quiere tanto, que necesita y sufre tanto, cuando  parece despertar . Y no duerme , pero sueña…y se levanta y disfruta de la soledad y del tiempo, ese que hace tanto ha perdido. Tiempo para ella.. para pensar, para llorar, para oir música, para leer, ahora que está sola, y todo está en silencio… para escribir mentalmente cartas que nunca llegarán a su destino, para decir a todos aquellos tantas cosas que nunca le ha dicho a nadie, que nunca nadie oirá porque sólo es la voz de sus pensamientos.  Cartas y palabras que nunca escribirá y nunca dirá,  en las que pide perdón, o en las que  pide atención,  o miradas o caricias, en las que trata de justificar, de explicar, de expresar todo el amor o el dolor  que siente , o simplemente en las que vuelca toda la necesidad que tiene de que alguien realmente la conozca de verdad… porque nadie lo hace… todos ellos …¿duermen?...su familia, sus amigos, sus compañeros de trabajo. Miles de preguntas que nunca nadie le responderá… charlas imaginarias con esos hijos adolescentes que parecen mirar sin verla…sonrisas que se han perdido y que ella recrea una y otra vez , emociones que se quedarán para siempre con ella en todas y cada una de las noches en las que las horas pasan lentamente, mientras el tiempo apremia y el cuerpo cansado, le pide a gritos una tregua. Pero no puede , ni quiere, y me mira y me dice que en esos momentos es ella misma, y que puede serlo muy pocas veces… que trabaja en casa, y fuera, y que siempre está ahí, pero que nadie la ve… por eso es en esas  noches,  mientras el mundo entero está dormido, con la conciencia tranquila,  cuando ella se pregunta si estará educando bien a sus hijos, si estará actuando bien con su madre, si el que duerme a su  lado será feliz con ella,  si está siendo egoísta,  si estará haciendo todo lo que puede por su familia, y en su trabajo, en su casa, en su vida…ahora que está tan cansada. Me cuenta que son  noches para echar la vista atrás , para recordar, para  dejar que la nostalgia caiga por sus mejillas ahora que nadie la ve… y me dice sonriendo,  que son también  noches para soñar, para imaginar un futuro, para hacer planes, para comerse el mundo…que ve a sus hijos siendo personas maravillosas , consiguiendo  todo lo que ella les desea… noches para verse rodeada otra vez de niños, de gritos,  que rompen el silencio nocturno. Y que ese tiempo es de ella, y que nadie, nadie lo comparte, y que sueña sin dormir, y que esos sueños nadie se los puede ensuciar, ni frustrar, ni destruir, porque nadie, nunca los conocerá… porque es su tiempo… sólo de ella, en el que recrea un mundo perfecto, en el que todo son emociones y sentimientos que a veces la ahogan porque están agazapados esperando la oscuridad. Y  sabe que está viva , y que sigue siendo ella, la misma de hace tantos años, antes de que todo fuera tan difícil, tan rápido, antes de que todo esto que siente por la noche, se muera con la luz del día… y dice que no quiere dormir,  que no se siente sola, ni triste, que en esas noches, nunca , nunca está sola… que sabe, que intuye, que mientras ella mira al cielo, millones de mujeres, están sintiendo exactamente lo mismo que ella… ella que no duerme, que sólo, solo sueña…

Volver