CAUSA DE DIVORCIO

Lo confieso. Es una de mis fobias. Alguien debería realizar un estudio a fondo sobre una de las causas que pueden llevar a un matrimonio a la ruptura... No, no me estoy refiriendo a  la infidelidad, a los problemas con los hijos,  al maltrato,  a la crueldad mental  que hacen sucumbir a las parejas en el desamor, el hastío y la rutina... Me refiero a una de las causas de  la fuerte incomunicación que puede haber en una pareja y por extensión en toda la familia... me refiero al ¡¡DEPORTE REY!!...  ese deporte que hace que España entera esté pendiente de quien gana la liga, la copa, la recopa,  la copa del rey, la copa de campeones, de subcampeones, en fin...  copa de lo que sea, pero que   sirva para sentarse delante de la televisión, bien apoltronados, con la cerveza o la coca cola en una mano y el mando en la otra para “zapinear” en los descansos, que por cierto es otra de mis fobias favoritas...  No me dirán que no es causa de separación el llegar a casa y ver día tras día, puedo jurar que es literalmente “día tras día”, a todos los varones de tu familia, con amigos incluidos, alrededor del televisor, porque de “ verdad que este partido sí es Importante”... Si además en esa casa los aficionados son mayoría... ya se sabe, a otra tele y a ver lo que se pueda ( vale, de acuerdo, la verdad es que no hay mucho que ver)... Pues como es lógico, esto hace que hablemos menos, nos comuniquemos menos y por lo tanto se deterioren las relaciones familiares... sobretodo cuando alguien a quien no le gusta el fútbol dice que ya está bien y se pone a luchar por  “el poder”, es decir, por el mando a distancia... y no se obcequen... no hay democracia que valga, ni aunque voten que no quieren ver el partido los pequeños de la casa , a quienes previamente hemos chantajeado con la compra de cromos (de fútbol  naturalmente).. Bueno, pues eso... una va y se sienta a leer y se pone los cascos para escuchar música y no molestar y piensa que un día de estos se va a marcar unas chilenas, segadas, etc., etc., en el prado de enfrente para intentar saber que es eso tan importante que hace que se paguen 5.000 millones por un fichaje, en fin,  para saber que se siente, aunque no meta goles, como Anelka...


Volver