LEYES PARA PROTEGER


Se me ocurre que no puede ser tan fácil. Que por mucho que existan leyes, existen también demasiados intereses económicos detrás, como para que se acate sin que medie una lucha cruenta, una legislación que  va a privar de sustanciosas cantidades de euros a muchos gurús de la comunicación,  que puede hacer desaparecer   una importante parte de un  mundo  ,   que se nutre desde hace ya demasiado tiempo, de la basura, de las miserias,    de la otra parte.
Que los derechos de los niños están siendo vulnerados sistemáticamente es algo que nadie puede discutir, aunque ya haya voces airadas que se levantan contra lo que creen que es una censura, una limitación  de la libertad  de expresión. Libertad que se vulnera en el caso de la tele y los niños. La mente infantil, está  siendo atacada, bombardeada,   por la niñera más barata y eficaz del mundo. Una  niñera que  “ enseña” a nuestros niños, todos los males de los que hipócritamente tratamos de defenderlos , con todo tipo de campañas informativas. ¡Que paradoja! Intentamos que los niños no sean agresivos, intentamos educarlos para la tolerancia, para la igualdad de sexos, para denunciar los malostratos, para evitar el acoso escolar, para prevenir las adicciones, para utilizar el sexo responsablemente  etc, etc… Y por otra parte, desde ese mismo púlpito, desde la televisión, les mostramos que el mundo es básicamente eso. Agresividad constante, gritos, insultos, lenguaje vergonzoso, sexo compulsivo,actitudes vitales  en las que prima el conseguir ser famoso   y rico, aunque sea,  mostrando públicamente lo poco de intimidad y vergüenza que nos queda. Les enseñamos   con todo tipo de detalles, en todo tipo de avances, anuncios, y programas que llegan al hastío total, un espectáculo de maldad, grosería, y desequilibrio mental,  en programas que llegan hasta límites insospechados...  Y luego  nos volcamos en campañas publicitarias para que no hagan lo que les mostramos  machaconamente desde la pantalla , sabiendo como sabemos, que los niños siempre harán lo que ven, no lo que se les dice.
Esta es la televisión que ven diariamente miles de niños. Algunos porque están solos en casa y otros porque aunque no lo estén, quienes se responsabilizan de ellos, sus padres,  no tienen la capacidad suficiente, para entender que un aparato que arroja este tipo de información, puede ocasionar estragos en una mente que está formándose, en un cerebro inmaduro que necesita para evolucionar correctamente otra clase de estímulos.  Y que hoy por hoy, no hay prácticamente ninguna programación adecuada para ellos. Por lo tanto, y mientras se aplica y no se aplica, se discute y no se discute una ley de protección del menor ante el maltrato televisivo, no olviden que lo que mejor que tiene hoy la televisión para nuestros niños, es el botón que la apaga.


Volver