PRIMAVERA Y DEPRESIÓN


A lo mejor resulta que tengo un trastorno estacional. Pero a mi la primavera me trae sentimientos contradictorios., esta especie de tristeza ( o cansancio?) que se mete hasta los huesos y cuya negrura contrasta con el colorido de la estación, de los escaparates, con la vida. No sé a veces sin darte cuenta el hastío o el cansancio se apoderan de uno y se deja llevar, porque no, por esta situación que es tan humana y tan real como la del equilibrio. Nunca he entendido a las personas equilibradas, impasibles , que no se dejan llevar por los sentimientos que anteponen la cabeza al corazón. Es por supuesto, lo ideal, pero es tan difícil...la vida va dejándote marcas, huellas que a veces son tan hondas que vuelves a seguir ese mismo camino que marcan, y que no siempre tiene retorno, que es realidad una vuelta atrás.... me sucede muy pocas veces, porque siempre he mirado al frente, o al menos he luchado por hacerlo... pero es que los recuerdos, los sueños incumplidos, las esperanzas truncadas, lo que pudo haber sido y no fue, pesa más que una realidad que desde luego es afortunada. Me pasa a mí y a miles de personas, a veces son solo horas, días... afortunadamente en mi caso, suelen ser horas que trato de superar  con una llorada de esas que te dejan en paz contigo misma y con la humanidad. La música es imprescindible, y cuanto más triste mejor. Así se van estos pensamientos negros con cada  lágrima que resbala por mi cara. Parece que van limpiando  y dejando mi alma dispuesta a ver la vida como siempre la he visto, algo por lo que luchar porque merece la pena, aunque todo esté tan confuso y yo tan cansada. Siempre me pasa a estas alturas, he aprendido a conocerme y sobretodo a no asustarme ante un día como estos. Todas esas personas que vienen a pedirme ayuda me dan fuerzas cada día para seguir, para olvidar mis pequeñas cosas y centrarme en quienes de verdad lo necesitan... esto mío son tonterías, cuestiones hormonales que van y vienen y que simplemente dejan en mi vida el haber escrito este artículo en un día de bajón... pero dejenme que lo disfrute. Yo es que lo disfruto todo hasta la pena... me gustan las cosas extremas... así que hasta otro día, que hoy me toca llorar un poco...sólo un poco

Volver