VIOLENCIA DE GÉNERO


Esta semana se ha hablado mucho sobre la violencia de género, sobre el maltrato a las mujeres. He oído tertulias, he escuchado a las representantes de la plataforma reivindicativa comentar como se habían entrevistado con el presidente, y este había prometido una nueva ley, promesa que según ellas incumple. El desfile de un modisto, en la pasarela Cibeles ( indudablemente de un nefasto buen gusto), ha escandalizado por la supuesta alegoría a la denigración y violencia contra la mujer... aunque por cierto, no he oído a nadie quejarse de la utilización de símbolos religiosos, ( un gran rosario sobre los pechos desnudos) que también puede ofender a una gran mayoría de personas...
Para mi desgracia por mi profesión, tengo un trato muy cercano con los malos tratos... he visto a muchas mujeres humilladas, culpabilizadas y hundidas, sin fuerzas para empezar una nueva vida, a las que afortunadamente cada vez más se les ofrece información, ayuda, refugio y leyes para intentar paliar tanto dolor. No me gusta la palabra violencia de género... la violencia no tiene género, ni número, ni sexo, ni edad... sobretodo cuando ves, como yo tengo que ver a diario, otro tipo de violencia de la que nadie se ocupa, quizás  (serán malos pensamientos) porque no interesa tanto electoralmente... y es que los niños no votan... pero son los más perjudicados, porque no hablan, no tienen representantes, ni plataformas, no tienen ayuda porque a veces es su propia madre, su padre, quien ejerce la violencia psíquica y muchas veces física... y simplemente no pueden hacer nada. He leído la noticia de un niño que se tiró por la ventana para huir de la paliza que le propinaba su madre y he visto las espantosas imágenes de una madre norteamericana, que miraba a izquierda y derecha antes de propinar una salvaje paliza a su hija de seis años.
Y esta es una violencia que sale en los medios de comunicación y quizás en estos casos se pueda hacer algo por esos niños... pero ¿qué  pasa con esos otros niños que sufren otro tipo de violencia más solapada, más silenciosa? Esos niños que ven como sus padres les humillan, les infravaloran, les utilizan, esos niños con depresiones porque su padre o su madre les comparan constantemente con el hermano más brillante, o les  exigen siempre más y más,  o simplemente les abandonan emocionalmente, porque no tienen tiempo para escucharles y llenan su ausencia con dinero, justificando lo injustificable. ¡Cuantos niños ven las peleas de sus padres, el deterioro de uno de ellos, con cuantos también se utiliza la misma violencia física que con sus madres! ¿Cuantos niños viven en total abandono físico o emocional, porque han sido niños no deseados, porque viven con las diferentes parejas de su madre o padre, maltratados por las instituciones cuando se ponen mil pegas y kilómetros de papel entre ellos y unos padres que desean adoptarlos? Cuantos jueces dejan que el maltratador vea a los niños, aunque se le aleje por sentencia de su madre, cuantos niños son obligados literalmente a ir con un progenitor al que no quieren, al que rechazan, o que prácticamente ni siquiera conocen por una sentencia de un juez que no se ha molestado en tener la opinión de un especialista en psicología infantil... niños que son llevados a “ protección al menor” y que son separados de sus hermanos en distintas instituciones arrancando lo que puede ser un mínimo arraigo emocional... ¿quien habla por esos niños que sufren abusos sexuales, abuso silenciado y mucho más habitual de lo que se piensa,  niños que quedan para siempre marcados también por un sentimiento de culpa y cuyas madres niegan los hechos porque prefieren no verlo? ¿ Que maltrato creen ustedes que han sufrido los mellizos de ese guardia civil asesinado esta semana? Niños siempre víctimas de los adultos, de nuestros fanatismos y nuestras guerras... a veces de unas leyes obsoletas e injustas... A esto yo le llamo maltrato institucional... a la carencia de amor de sus padres, maltrato emocional, a la violencia física y verbal, maltrato físico... y hay cientos y cientos de niños que sufren en mayor o menor medida ese maltrato, todos los días y en todas partes... aunque no salgan en la tele... porque  ¿ saben? Ellos no tienen voz y lo suyo... no es violencia de género...


Volver