ME ABURRO

De acuerdo. El verano es para descansar. Y los padres que trabajan están muy cansados de todo y lo único que pretenden es tranquilidad, relax, sosiego... los niños, cuando se tiene más de uno sobretodo, no suelen permitir que esto suceda... Todos nos volvemos locos pensando que podemos hacer para que estos dos largos meses y medio no se conviertan en un infierno, para evitar que aparezcan en sus labios  las terribles palabras
 “ Me aburroooooo”... y una piensa por qué narices ahora se aburren tanto, cuando realmente tienen tantas cosas para no hacerlo. y es, cuando empiezo a pensar que quizás el problema radica precisamente en eso, en que tienen de todo y carecen de lo más importante... tienen videoconsolas, a las que los dejamos enganchados horas y horas ( les juro que acabo de ver en la tele una madre entusiasmada porque su hijo había ganado un campeonato de Pokemón y para lograrlo se tiraba “solo “ unas cuatro horas diarias jugando), porque entre otras cosas así molestan menos. O bien los mandamos a todo tipo de campamentos, ( cuanto más sofisticados mejor), en los que puedan hacer todos los deportes imaginables, pero a ser posible con todas las comodidades, nada de aquellos campamentos de “ curro” que nos tocaron a nosotros... y un mes en el extranjero porque la competitividad es la competitividad y a ver que va a pasar con el niño si no sabe inglés.  Luego están las vacaciones...  todos nos vamos fuera, se hacen los sacrificios que sean para poder salir unos días, o a un parque temático, o a una playa de las costas españolas donde haya diversión y a ser posible un parque acuático por ejemplo, para que no protesten al tercer día...  claro que sólo tenemos unos días para estar con ellos porque trabajamos y estamos poco acostumbrados a lo que quieren y necesitan... y seguimos empeñados en rodearles de cosas materiales, de comodidades, de que tengan lo que “ yo nunca pude tener” y no nos damos cuenta de que lo que realmente no olvidan nunca es que salgamos con ellos a coger moras, o que nos disfracemos para hacer un cuento que filmamos con la cámara, o que hagamos todo tipo de “lanchas” y castillos en la arena, aunque nos pongamos menos morenos y hablemos menos con los amigos.... que prefieren oír las  aventuras de papá y mamá cuando eran pequeños ( les fascinan), cuando aún no había tele ( ¿ de verdad, papá?), y como nos metíamos en las casas abandonadas con el corazón en la garganta... como jugábamos al escondite con linternas en la casa de un amigo, y como nos íbamos al pueblo del abuelo y catábamos las vacas..o a secar a León  y bañarnos en el río...como nos sentíamos rodeados del cariño de papá y mamá que estaban con nosotros, y nosotros con ellos porque no teníamos “tanto”alrededor que nos distrajera de lo verdaderamente importante, pasar esos días con ellos, disfrutar nosotros de ellos y  ellos de nosotros , no necesitaban demostrarnos que nos querían dándonos todo tipo de caprichos.... simplemente sabíamos que nos querían porque sí, y así pasaban aquellos inolvidables veranos... sin que nuestros padres escucharan esas temidas palabras...¡. Me aburroooooooo... !


Volver