DISLEXIA; CAUSA DEL FRACASO ESCOLAR

El fracaso escolar es un problema acuciante en la población escolar en los últimos años. A causa de éste, se reciben en consultas profesionales a muchos cientos de padres angustiados, ante la actitud apática, sino agresiva de los niños  o bien los resultados nefastos del rendimiento de sus hijos  a pesar de que realmente no parecen carecer de capacidad. Muchos de estos padres acuden al psicólogo con la duda de si sus hijos serán normales, y preguntan con ansiedad si serán capaces de seguir la enseñanza escolar.
            Pues bien, muchos de estos niños han sido considerados en las aulas como niños poco dotados, o bien, y ésta es una de las causas más alegadas, los profesores o tutores dicen de él, que podría dar más pero que es muy distraído y no se centra ni se molesta.
            Detrás de todos estos niños, no es difícil encontrar un diagnóstico de dislexia. Sin embargo considero fundamental dar unas nociones mínimas tanto históricas como científicas de la realidad de este síndrome, tan nombrado y tan poco conocido en profundidad.
           
            En la actualidad y según nuestro sistema escolar, el niño no "debe" aprender a leer hasta los 6 -7 años. Por lo tanto un niño que con 7 - 8 años, aún lee  como un niño de seis y no logra llegar al nivel del resto de niños de su entorno, muy posiblemente sea un niño disléxico.
            La dislexia, o dificultad para la lectura, se presenta a menudo acompañada de dificultad de escritura y muchas veces también con discalculalia o dificultad especial para el cálculo numérico.
            Por lo tanto no es fácil diagnosticarla cuando se dan por ejemplo, todos los trastornos y en ocasiones cuando no hay una valoración intelectual adecuada, se ha llegado a tratar a estos niños como deficientes mentales.
           
            Por otra parte, cada vez se pone el límite de adquisición de la lectoescritura más tarde y por tanto los padres nos confiamos más y sentimos que los niños son muy pequeños, y que aunque aún no escriba o lea correctamente en tercero de   primaria, es algo normal y que quizás sea porque es algo vago o no ha trabajado lo suficiente.
            Todo ello conduce a errores de diagnóstico y retrasos que hacen que la reeducación sea mucho más complicada, además de proporcionar al niño el mejor camino para instalarse definitivamente en el fracaso escolar.
           
Síntomas de la dislexia
           
            Es quizás éste, el capítulo más importante y por ello procuraré utilizar los términos más asequibles y huir de conceptos excesivamente profesionales.
           
            Se ha de sospechar la existencia de un Síndrome disléxico cuando el niño tiene dificultades para la lectura y ya ha superado por ejemplo primero de primaria y ha tenido una evolución de aprendizaje normal, (sin enfermedades, alteraciones afectivas que entorpezcan la madurez, etc.)
            Las dificultades de la dislexia son muy características, y no tienen que ver con la entonación, la rapidez, o la afición a la lectura, aunque por supuesto todo esto también está alterado.
           

            A veces existe una auténtica escritura en espejo con niños que llegan a escribir totalmente al revés, aunque esto suele pasar en los primeros estadios,
           
Nada más clarificador que el dictado de un niño disléxico, con un coeficiente intelectual normal, al finalizar segundo de primaria:
           

 

Como vemos existen en este fragmento prácticamente todas las faltas mencionadas, además del aspecto de la grafía que suele ser mala, lenta, con posturas inadecuadas al escribir, etc...
           
            Bien, estos son los síntomas más claros de un síndrome disléxico, pero según que factores estén afectadas nos encontraremos con multitud de áreas alteradas o inmaduras que no siempre son las mismas en todos los síndromes disléxicos y que están más o menos afectadas según el grado o gravedad de la afección disléxica.
            Las áreas afectadas suelen ser la psicomotricidad: pueden ser niños torpes, siempre tropiezan, poco hábiles con las manos... les cuesta trabajo aprender a andar en bici, tienen mal equilibrio y desde siempre mala coordinación,
            No han madurado los conceptos espacio-temporales, no saben distinguir la derecha y la izquierda a la edad que lo hacen los demás niños, no se sitúan en el espacio de la hoja de papel por ejemplo y también les costó trabajo aprender los días de la semana, hasta muy tarde no relacionaba bien el hoy y el ayer, y de mayor le costó mucho aprender el reloj y desde luego no sitúa los meses en las estaciones adecuadas.
            Así pues hemos querido muy rápidamente hacer una llamada de atención ante los síntomas que se pueden presentar y que unos padres atentos e informados deberían controlar para poder realizar así un diagnóstico precoz, lo que por supuesto facilitará la reeducación y el niño podrá tener un aprendizaje normal...
           

Su hijo es disléxico si :
           


Volver