¡LLEGAN LAS NOTAS!

Estamos en la época de las notas. Es un momento terrible para muchos padres y para muchos niños y jóvenes.
            A mí me gustaría desde estas páginas reflexionar un poco, sobre este momento a veces tan desagradable en la que los niños vienen con las notas a casa. Este hecho puede ser causas de discusiones familiares importantes, de castigos, de humillaciones a los niños, y en general de desazón general, a no ser claro es, que las notas sean brillantes, en cuyo caso muchas veces ya no importa si el niño tiene una terrible falta de valores, es un desconsiderado, agresivo o vanidoso, si no sabe compartir, si en fin es como persona, un niño insoportable ( y les aseguro que también los hay...)
Evidentemente como casi siempre, no es culpa de ellos, sino de la forma de educación que han tenido. Padres que les compran lo que quieran porque han sacado notas muy buenas, que les comen a besos y se prodigan en todo tipo de alabanzas hacia ese niño, proclaman sus notas a los cuatro vientos y en fin les hacen creer que son los amos del mundo, y por supuesto que no hay nada más importante en la vida que los estudios, destacar, competir y ser siempre, siempre, los mejores...   Esto puede traer graves consecuencias, empezando por lo que puede sufrir ese niño si en algún momento fracasa, porque creerá que le quieren sólo en función de su éxito escolar , y en fin tendrá un gran déficit en su educación principalmente porque nadie le habrá enseñado a ser una “ buena persona”...
            Pero ahondemos un poco más en los que tienen notas más flojas, que son la mayoría por supuesto...

 

 RECUERDE:

 

  

 


Volver