POTTERMANÍA


Se lo tengo que agradecer eternamente. Me la estoy imaginando sentada en un viejo café a donde acudía cada día para poder escribir algo sin que le temblaran las manos de frío... tenía una niña que mantener y su marido y su matrimonio se habían quedado en Portugal. Su apartamento no tenía calefacción, ella no tenía trabajo y el dinero del subsidio que le pasabe el gobierno,dificilmente le daba para comer, así que mucho menos para el lujo de una calefacción. Allí en el café Nicolson, con un té podía pasar toda la tarde escribiendo y al menos no pasaba frío. Me imagino como miraba por la ventana, en aquel frío invierno de Edimburgo, y se imaginaba un mundo distinto, mágico e irreal, en el que ella se podía refugiar ahora que todo era tan difícil. Trataba de contar algo que la llevara a un mundo diferente del que estaba viviendo, trataba de que la niña que dormía en el cochecito a su lado pudiera sentirse orgullosa de ella cuando leyera el cuento que le estaba escribiendo. El escribir hacía que todo fuera mejor, en sus historias reflejaba todo un mundo fantástico, y hacía realidad lo que todos los niños hemos soñado alguna vez, volar, tener poderes, luchar contra el mal... Han pasado sólo tres años, y su vida ha cambiado totalmente.Su vida y la de muchos niños que se han “ enganchado” por fin a la literatura, a la lectura... esos niños que durante unas horas, al menos,  han dejado de estar mirando una pantalla de televisión o de ordenador y  se han lanzado con la pasión de la infancia  a devorar páginas y páginas de un libro, de cuatro libros ya, que hacen que por fin sus mentes se abran a la imaginación, que pongan color y vida a unas letras en blanco y negro que encierran toda la sabiduría de la vida, que imaginen y den vida a cada uno de los personajes, que les pongan voz y gestos, que sueñen con asitir al colegio en el que los deberes consisten en hacer volar una escoba... que abran  en fin su vida a la lectura. Y es posible que esos niños, empiecen por toda su colección y les pase como al mío, que descubra la lectura y siga por el señor de los anillos...Mi hijo como tantos otros,  descubrió a Harry casi por casualidad , hace tres años, y luego todo se convirtió en un inmenso mercado... Ahora todo está “pottermanizado”, la campaña de markenting es impresionante. Miles de niños esperan el quinto libro, reservándolo con meses de antelación, las entradas para la película se agotan durante meses... una verdadera fiebre que acojo con verdadero entusiasmo, cuando descubro además que los libros son fascinantes incluso para mis amigos, que lo leen en un solo día.  Mujeres jóvenes, modernas, de 28 años, médicos prestigiosos, chicos adolescentes, se han encerrado en su habitación para leer de una tirada el primer libro, movidos por la curiosidad del fenómeno. En todos los casos ha sido igual. Quieren seguir leyendo...y en este caso el fin justifica los medios, aunque todos acabemos hartos de tanto Harry Potter... Por cierto he de confesar que aún no he podido leerlos, pero les juro que lo haré. Ya les contaré... mientras tanto estaré por siempre agradecida a Joanne k. Rowling porque ha conseguido que mi hijo descubra los libros, que disfrute con ellos... eso hoy, es un gran triunfo... gracias de nuevo.


Volver