EUFENISMOS


La palabra viene del griego, y quiere decir algo así como que de lo que trata el “eufemismo” es de designar con una expresión hermosa o correcta, una realidad que pueda resultar molesta o desagradable, es decir que se utiliza una palabra para ocultar otra. Puedo hasta entenderlo en determinadas realidades, que resultan menos dolorosas, menos “crudas” cuando además, son políticamente más correctas. Es el caso por ejemplo, de la interrupción voluntaria del embarazo... ¿interrupción de que?. Se supone que cuando algo se interrumpe es que realmente llevaba una progresión que impedimos. En este caso la progresión es una vida, por lo tanto se interrumpe la vida, o sea se mata... O sea un aborto. Pero comprenderán ustedes que queda mucho mejor, evitar la palabra muerte y aborto, porque suena realmente mal. “La muerte digna “, esconde un término que levanta ampollas:  la eutanasia... y como en el caso anterior parece menos fuerte utilizar esta terminología... ¿qué me dicen de los daños colaterales?... sigue siendo muerte, como en los dos casos anteriores, muerte de inocentes, víctimas sin voz ni voto...  ¿verdad? Y eso. Todos tenemos miedo a la muerte, al dolor, al sufrimiento y lo disfrazamos de mil y una forma diferentes para creer, ilusos de nosotros, que vivimos en el mundo ideal.
            Si pasamos a términos más superficiales, nos encontramos (que me encanta) con “hoteles para mayores”, a donde toda “el núcleo familiar”, lleva a la persona o “personas de tercera edad”(a veces me pregunto con pavor, cuál es el límite de la tercera edad... dónde estará la frontera de mi “segunda edad”), que en realidad quiere decir que  llevamos  a  nuestros ancianos, de los que tantas veces queremos desprendernos, al asilo... pero esto, ustedes dirán, suena mucho, pero  que mucho peor. Es algo así como decir que en el “establecimiento penitenciario” están “los internos” por haber cometido “violencia de género” o imponer “el impuesto revolucionario”... o sea que en la cárcel están los presos que han machacado a sus mujeres o los etarras que han chantajeado a los industriales vascos.
            El que una ahora no pueda ni pagar un café con menos de un euro quiere decir, no que hayan subido los precios, por Dios, sino que ha habido un “reajuste de precios”... o sea que los han reajustado al alza ( que también queda muy fino) pero que al final quiere decir que en el último año las cinco mil pelas de antes se han convertido como por arte de magia en los 50 € de ahora  ( que son 8.300)...
            Las enfermeras ya no son enfermeras ( que puede parecer poco) son “ayudantes técnicos sanitarios” y los cocineros ( quita, quita) resulta que son “restauradores”... que nada por mucho que pienso, no me sale que demonios están restaurando, cuando hacen una tortilla de patata...
            Y ya dentro de mi área profesional, es que te partes. La pereza que te da volver a currar después de un mes de vacaciones se llama “ síndrome post vacacional” y el estar hasta las narices de tu jefe,  y comentar con los colegas que te está jorobando la vida , como se hizo toda la vida de Dios, pues eso  quiere decir que sufrimos “ moobing” y si realmente lo que queremos es jubilarnos porque estamos verdaderamente hartos de trabajar toda la vida, y si cada vez que vemos un cliente o un paciente, o una página en blanco en la que escribir por obligación, nos ponemos de los nervios y echamos sapos y culebras, quiere decir que tenemos “ el síndrome de Bornaut”... Y ya que les voy a decir de la “ sanción pecuniaria “ que el ayuntamiento de este, mi pueblo, intentó cobrarme ayer, cuando ya la había anulado ( la multa de la hora, porque es una multa), y de cuya anulación afortunadamente tengo el recibo, porque sino ya me veo pagando una “sanción pecuniaria” de las que les encanta ponerme... Ah, y ahora que recuerdo “ dimisión” es también un eufemismo en el caso de Arango. Lo que realmente quiere decir es que por fin entre todos le han echado... que ya era hora. Pero no lo olviden, la dimisión, siempre queda mejor, y es mucho más digna... ale...hasta la semana que viene.

Volver